CHUZZ, PELADO, O DE FLANEURETTE Y EL DE BRUNETE

29 octubre 2008

La ley de los 100 kilómetros

Una semana alejado del trabajo, en la sierra madrileña para más señas. Uno vuelve revitalizado y mineralizado. Pero posteriormente un poco de tralla en el trabajo y prolongar las jornadas hasta las 20,30 h. todos los días terminan desquiciando a cualquiera. Sobre todo si la jornada la inicias a las 8,00 h. Me río yo de los putos plebeyos medievales, trabajando de sol a sol, los afortunados...

Lejos quedan ya esos días de holganza, recorriendo senderos que ahora ya están empezando a ser cubiertos por las primeras nieves otoñoñales... Una buena ruta que realizamos Isla Bonita y yo nos llevó desde el Puerto de Navacerrada (al que llegamos desde Cercedilla vía tren eléctrico), recorriendo el camino Schmidt hasta Collado Flatulento (los nativos insisten, comedidos, en llamarlo Collado Ventoso), y luego desde ahí de nuevo sobre la vertiente del Valle de la Fuenfría por la ruta de los alevines, de grandes peñascos, pradera de Majalasna y demás para abajo, hasta llegar de nuevo a nuestro punto de partida.

Otro día acudimos hasta Cotos, para recorrer el Parque de Peñalara, grandioso lugar donde escuché hace unos años de boca de BigMike el granadino o del propio Pelao la Ley de los 100 kilómetros, según la cual, por vulgar que sea el lugar donde te encuentres en territorio patrio, siempre estarás a menos de 100 kilómetros de un paraje de espectacular belleza y singular hermosura. Nos hicimos una ruta hasta la laguna de los Pájaros. Interesante contemplar como un día laborable apenas te tienes que encontrar con nadie en el camino. Quizá unos ingleses en pantalones cortos y con calcetines con borlas. O unas americanitas poco preparadas para la montaña, mascando chicle... Allá en la alta montaña es fácil que te sorprenda la niebla o un buen chaparrón. Tuvimos suerte al volver antes de que la lluvia se volviera cólera desordenada contra los hijos de Dios.

La misma lluvia que me continúa haciendo la puñeta en casa, ahora en forma de ducha improvisada en la cocina. Me temo que en los próximos días podré cocinar y ducharme a la vez.

6 comentarios:

OaBy dijo...

Eres un privilegiado por ahorrarte los permisos de obra con semejante reforma, y aún no paras de llorar. Eres un verdadero mandril-eño: llorica donde los haya.

Pelado dijo...

cómprate una bomba recirculadora y arma tu propia fuente Feng-Shui en la cocina.

pelao dijo...

joder, las diferencias a la vista...el oaby criticando tu lloriquera, el pelado ofreciendo una alternativa surrealista...esta claro con quien me pongo en paralelo...el vodka machacara el resto...por cierto, oabs, por que no una "firmita extranjera" y te curras un "paises que me caen gordo: ESPAÑA"? creo que reunes todos los jueguecitos: honestidad a la japonesa(o sea, perversion encubierta de buen rollo), baja tolerancia a los buenos caldos patrios, y tendencia a la tendenciosidad....yeee!
chuso, ya me contaras que tal el DOGMA, lars von trieeeeer! y creo recordar ya la ley de los 50 kms...con la de 100 en paises pequeños no haces nada...

Chuso dijo...

Son 100 kilómetros.

Que se joda Panamá

OaBy dijo...

pelao: le dejo ese honor a Tanhauser, que está más ansioso que moi

Chuso dijo...

Tampoco sería un mal fichaje para este blog, ese tal Tannhauser