CHUZZ, PELADO, O DE FLANEURETTE Y EL DE BRUNETE

14 octubre 2009

Nueva mini-expansión del Carcassonne: EL LUPANAR Y EL LOBO


Acabo de regresar de mis vacaciones otoñales, delicioso tiempo pasado con Isla Bonita y mi hija gurriata en la sierra madrileña. Ha sido un mes de buenos platos de cuchara (El cocido madrileño, las lentejas, los judiones de La Granja con su buen compango...), con tiempo para la lectura (El Padrino de Mario Puzo y Los Pilares de la Tierra del galés K.T. Follet), y para los juegos de mesa (ese Kingmaker que nunca comenzó, los trenecitos de "Viajeros al Tren" y el "Carcassonne", para el que incluso he ideado una miniexpansión: EL LUPANAR Y EL LOBO.


Con las dos fichas vírgenes que Fernifunk tiene para el Carcassonne, se puede crear una miniexpansión.


La ficha del lupanar contiene únicamente el lupanar en el centro de la ficha, del que sale un camino por un extremo, teniendo los otros tres lados destinados a graja (verde). El jugador que obtiene esta ficha del montón, tiene derecho a colocarla en un camino en construcción devolviendo al ladrón al mazo del jugador que estaba construyendo el camino, y robándole esos puntos, e incluso el derecho a quedarse con la ficha del camino más largo si se tratara del camino más largo.


La ficha del lobo representa a un lobo o a una jauría de estos animales en el centro de la ficha, con los cuatro extremos en verde (granja). Al colocar la ficha provocará un efecto de (-1) en todas las granjas y granjeros a los que afecte (el efecto inverso de la ficha de los cochinos que aparece en la expansión "el río".


Se aceptan sugerencias para modificar esta mini-expansión, y todas las observaciones que se deseen realizar.

2 comentarios:

Pitxi dijo...

Pues la del lobo me gusta mas que la del lupanar, pero todo esta por inventar o era mas bien que todo esta inventado????

Chuso dijo...

Silencioso nos propone esta otra opción en lugar del lobo:

CERDO CON PESTE PORCINA : En la Edad Media palmaron muchas persona por la peste, dicha ficha solo contiene un cerdo en descomposición y con los cuatro extremos en verde, todas las ciudades que pertenezcan a la granja donde se coloque la ficha y estén en construcción (en el momento de colocar la ficha), pierden a sus fichas devolviéndose a cada jugador correspondiente. Dichas ciudades quedan libres para que en los siguientes turnos puedan ser ocupadas por cualquier jugador.