CHUZZ, PELADO, O DE FLANEURETTE Y EL DE BRUNETE

06 junio 2008

La más alta ocasión que vieron los siglos

Así calificó Cervantes la gloriosa victoria de Lepanto. Año 1571. Una coalición de naciones, lideradas por España, venció a los del Croissant junto al golfo griego de Lepanto. Puedo figurarme la emoción de esos marinos regresando a su patria con los pendones turcos capturados en batalla. Claro que si posteriormente le capturan a uno los sarracenos y le mandan a galeras o preso a Árgel, la cosa puede llegar a fastidiarse.

Ahora imagina. Eres un defensa, el capitán de tu equipo de barrio. El destino te ha puesto a lanzar el penalti decisivo. Tratas de quitarte la presión, pero no puedes. Es el penalti más importante que has lanzado en tu vida. Pero esta vez te toca a ti. Das unos pasos para atrás sintiendo las miradas de todos clavadas en tu cogote. Aunque has engañado al portero, al chutar resbalas y puedes contemplar cómo el balón se estrella contra el poste. Tu equipo ha perdido la final de la Copa de Europa. Y ha sido por tu culpa.


Esto le ocurrió hace poco a John Terry, el gran capitán del Chelsea, equipo de barrio londinense, no precisamente suburbial, forjado con los millones de Abramovich. Se pudo sentir la desolación de este hombre incluso estando a varios miles de kilómetros, gracias a la televisión. Me tomé alguna pinta a la salud de The Gladiator, el gran capitan.

El pasado domingo el defensa del Rayo Vallecano Carlitos “Charly” Llorens también tuvo la responsabilidad de poner a su equipo, humilde equipo de la populosa barriada madrileña, el la final del play-off de ascenso a la Segunda División (a partir del año que viene, liga “Adelante”. Charly no engañó al portero, pero su chut fue lo bastante potente y colocado para batir al portero benidormí y colocar al Rayo en la gran final que disputaremos contra el Zamora. El estadio se cayó literalmente, (en el fondo norte del actual Teresa Rivero, antiguo Nuevo Estadio de Vallecas, pero conocido internacionalmente como el Campo del Rayo, y gracias a la avalancha de los seguidores rayistas se derrumbó la valla).



Justo premio para este brillante lateral, con aspecto de capitán Alatriste, que ya defendió la camiseta franjirroja por los campos de España y de Europa, cuando el Rayo era líder de Primera y disputaba la copa de la UEFA, llegando tan lejos como lo hizo este año el Getafe, pero sin que el Rey de España acudiera a aplaudirle. Puede que el monarca estuviera entretenido con algún oso borracho y por eso no pudiera acudir. ¡Vamos Rayo! ¡Estaré este domingo en espíritu con vosotros en Zamora, y el día 15 en persona en el Campo del Rayo!



Mientras esperamos que el ansiado ascenso del Rayo se consume, podemos entretenernos viendo como otro viejo rockero, Dean Windass, de 39 años, con más aspecto de hoolingan que de jugador de fútbol, marcaba para su equipo de toda la vida, el Hull en el minuto 39 de la final contra el Bristol City, dando el ascenso a la Premier inglesa. Era la final del play-off de ascenso, en el estadio de Wembley. De esta forma, los Tigers, con 104 años de historia, conseguían por fin estar entre los más grandes de los equipos ingleses. El fútbol inglés también es así. Lo dijo Ivan Campo cuando fichó por el Bolton Wanderers, algo así como que lo que más le llamaba la atención del fútbol inglés es la cantidad de defensas sin dientes que hay en todos los equipos.

Los Housemartins con su album London 0-Hull 4 resultaron precursores en 1986. En este enlace del blog Reino de Mondongo te puedes bajar el album completo. No tiene desperdicio alguno, ni el album ni el blog. Música de la buena, de primera división, no todas esas marramachadas main-stream que inundan y hunden las radio-fórmulas. Ni se os ocurra dejar de visitarlo.

Ya que estamos con los de Hull, cómo finalizar este repaso de figuras míticas como Llorens, Windass o Terry, sin hablar de Hugh Whitaker, batería de los Housemartins famoso por sus prominentes orejas. Llegué a pensar en un tiempo que todos los ciudadanos de Hull poseían parecidos apéndices. Este simpático batería fue encarcelado en 1993, años después de abandonar al resto de Housemartins, por agredir con un hacha a su socio James Hewitt, por haber llegado al convencimiento de que éste le había timado. No me gusta que abusen de los baterías de mis grupos preferidos.



Menos mal que el muchacho se ha reformado y actualmente solo golpea con las baquetas...

7 comentarios:

Quijo dijo...

Penaltis, casi goles...casi victorias, casis, casis...y al final llegó el remate :)( domingo de resaca....no tenerlo en cuenta ;)

Chuso dijo...

Casis casis, pero en ocasiones se culmina, Quijo!

¿Qué tal las cañas con el Pelao por Alicante? Sin noticias de Oaby por el momento, no?

Pitxi dijo...

Ocasiones perdidas, falladas o marra-na-das, todo es un ciclo y quien mas y quien menos ha perdido o como diria Warhol, ha tenido sus dos minutos de fama, el Rayo ya los tuvo en europa, los tiempos volveran???, el desenlace el domingo en el teresa rivero, aunque si todo es un ciclo.......

pelao dijo...

animo rayito! y vaya post rarito, cocido a fuego lento, empezando con un manco y terminando con un soplillero! joder, anatomia de un crimen.....

pelao dijo...

por cierto, supongo que el "xtra hit" del disco seria el mamporrazo que le propino hugh a su xcolega....yeee!

Chuso dijo...

eso sí que fue un hit, Pelao!

Pitxi, Rayo Vallecano, desde 1924!

elcolordelcristal dijo...

joer, pues si, menudo repaso, impresionante batería de anécdotas y datos!!!