CHUZZ, PELADO, O DE FLANEURETTE Y EL DE BRUNETE

24 febrero 2009

La experiencia de tener perro

Este fin de semana he tenido la experiencia de tener perro. Isla Bonita y yo nos marchamos a la sierra a hacer una buena pateada, con el jamón, les cornichons, el queso curado, la barra de pan y todo lo que es menester llevar en estos casos. Antes de dejar atrás las últimas casas e internarnos en el monte, un perro que suele andar por allí suelto, con aspecto ovejero y ovejuno, se unió a nuestra expedición y nos fue imposible perderle. Seducido por el aroma de las viandas, se unió al grupo y a pesar de que nos metimos un poco monte arriba por algunos lugares abruptos, el perro no cejó en su empeño y desempeño de acompañante. Cuando ocasionalmente nos cruzábamos con otros mochileros o excursionistas, sentíamos la vergüenza de ver como nuestro perro se subía de patas sobre las ropas impolutas de mozas paseantes. Sentía ganas de comentarle a los eventuales damnificados que "ese no era mi perro", sobre todo cuando intentaba arrebatar los bocadillos a los desprevenidos participantes de pic-nics campestres. Al final de la jornada, cuando regresamos al punto de partida el perro se quedó mansamente en su hogar, y nosotros nos largamos a merendar a otra parte. El riesgo de tratar de hacerse un bocadillo de jamón serrano ante semejante animal hambriento hubiera sido demasiado grande. Ya conozco a bastantes personas que han visto arrebatar su bocadillo ante sus propias narices.
A partir de ahora, cuando vea a un perro triscando alegremente alrededor de una pareja, no supondré directamente que sean estos sus dueños.
Lo bueno de terminar haciendo el picnic en el jardín de casa, es que en lugar de trasegar las viandas con agua mineral, pude acompañarlas de una buena bock-damm, cerveza negra tipo Munich, una cerveza oscura nacida en la edad de oro de la cerveza, a la que me estoy aficionando. Muy recomendable. Con un regusto dulce que me está haciendo escogerla por encima de la clásica Mahou negra. Aunque ya se sabe que cuando se quiere beber cerveza, Mahou es la respuesta.

7 comentarios:

Pelado dijo...

Por lo visto ese perro con dueños ocasionales es más educado que el mío.

pelao dijo...

perraco! yeeehaw!
y la mahou negra es....floja! a ver si se curran una cincoestrellas que merezca chapos guinnessianos.
birras el jueves con la reinona de las nefs?

Chuso dijo...

Da lástima dejarlo con en su casa finalmente...

la bock está bien, hay que agenciarse un cargamento, para los que no toman copas... el jueves buscamos a la reinona, pero esta noche hay liverpool-real madrid

Pitxi dijo...

Como dice el dicho, quien se acuesta con perros se levanta mojado???, jajaja, si es que no se puede ir por el campo con chorizaco en la mochila, cualquier animal se arrima!!!!

Que es eso de buscar la reinona???, hoy igual despues de las 9 me puedo apuntar a una, y asi acordar fecha para reginal perrin, que me esta costando no ponerme a verla para esperaros!!!

Chuso dijo...

A ver, son las 9 y dónde está el Pitxi???

lachulicontraataca dijo...

Tengo gato (de una amiga) que busca desesperadamente hogar. No quita bocadillos ni se avalanza contra excursionistas o visitantes, pero adorna en el sofá mejor que un Monet en la pared.
Te interesa seguir con la experiencia animal??

Chuso dijo...

Por mi parte no, tengo alergia a los gatos, y el estado gestante de Isla Bonita nos desaconseja entrar en contacto con esos adorables bichejos. Un gato de esos modificados genéticamente para que no tengan pelo todavía...

Se lo comentaré a la Reina de las Nieves, a ver si le apetece repetir experiencia.